Logo ccb
 imagen en miniatura

Con la implantación de un modelo de gestión del riesgo según las directrices de la Norma ISO 31000:2018 se consigue obtener una mejor identificación de amenazas y oportunidades, llevar a cabo una mejor toma de decisiones, aumentar la probabilidad de alcanzar los objetivos planteados, mejorar la confianza de los grupos de interés, y conseguir una mayor tranquilidad por parte de la alta dirección y los órganos de supervisión

Haz clic para observar el video

Cabezote informe Recuperado

Artículos Relacionados

es_ESSpanish